Los hoteles en Quintana Roo sobreviven entre el sargazo y Airbnb

Cancún y Puerto Morelos tuvieron un promedio de 80% de ocupación de enero a junio de este año, su nivel más bajo en al menos cuatro años.

La Red de Monitoreo del Sargazo reportó que, este fin de semana, la mayoría de las playas en Quintana Roo registraron un nivel moderado de presencia de la microalga, lo que significan buenas noticias para el sector de servicios en la región, que durante algunas semanas se vio ahogado entre la gran mancha.

Conrad Bergwerf, presidente de la Asociación de Hoteles de la Riviera Maya, asegura que el gobierno mexicano se ha mostrado lento en realizar acciones que contengan la llegada de sargazo a las playas, por lo que más del 80% de la mitigación ha quedado en manos de particulares. 

“Los hoteleros han organizado acciones definidas para contener la llegada del sargazo a las playas y lo hacen mediante la colocación de las boyas de retención con precios que van desde los 500,000 hasta el millón de dólares por hotel dependiendo de la longitud”, asegura.

El empresario señala que, por parte de la Secretaría de Marina, se lanzaron al mar al menos tres barcos, pero que están dedicados a la investigación, además de que se están adecuando otras embarcaciones para la recolección de la microalga.

En el primer semestre, los hoteles de los principales destinos turísticos de la entidad sobrevivieron con sus niveles de ocupación respecto al mismo periodo de años pasados. Las playas de Cancún, Puerto Morelos y de la Riviera Maya fueron las que más afectación registraron, de acuerdo con estadísticas de la Secretaría de Turismo estatal.

Cancún y Puerto Morelos tuvieron un promedio de 80% de ocupación de enero a junio de este año, su nivel más bajo en al menos cuatro años, ya que en 2015 el indicador alcanzaba el 86%. Mientras que el área que comprende la Riviera Maya alcanzó 82% de ocupación, cuando en años anteriores alcanzaba hasta 86%.

Anteriormente, Roberto Cintrón, presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos había expresado su preocupación porque los niveles de reservación a julio de este año todavía no llegaban al 80%, lo que derivó en que empresarios de la región analizaran una baja de hasta 20% en las tarifas hoteleras para atraer a más turistas.

Los destinos que han mostrado menos afectación por el sargazo, como Isla Mujeres, registraron en el primer semestre altos niveles de ocupación hotelera, con 73%; mientras que Chetumal alcanzó una ocupación histórica de 54% este año, cuando en 2015 apenas superaba el 36%.

Bergwerf considera que la baja en ocupación hotelera no solo es consecuencia del problema del sargazo, también influye la competencia que los empresarios enfrentan ante las plataformas de reservación alternativas, como Airbnb.

“Las tarifas han bajado, pero no tanto por un problema de sargazo, sino por la competencia deseleal de las plataformas de rentas vacacionales. En Riviera Maya tenemos 14,000 unidades que dan un inventario de 20,000 habitaciones, de competencia parasitaria, desleal, que no paga impuestos y que no tiene obligación ante la ley, eso nos está afectando”, dice.

Artículo publicado originalmente en: Expansión